Conversaciones sobre belleza con las mujeres hermosas de Puebla

Posted by Alejandra Vela- PhD Student at Spanish and Portuguese Languages and Literatures, NYU

Uno de los elementos más importantes de mi viaje a México era no sólo encontrar las revistas femeninas que conformarán mi principal archivo para la tesis, sino analizar los espacios de sociabilidad en los que éstas se encuentran y conservan. Como parte de mi búsqueda, y también en un esfuerzo por ampliar mi investigación más allá del centralismo de la Ciudad de México, viajé a Puebla de los Ángeles.IMG_1279

Capital del estado que lleva el mismo nombre, la ciudad se encuentra a dos horas en autobús. Famosa por la cantidad de iglesias que tiene (y por ser el lugar en donde se inventó el mole), la principal razón del viaje era visitar su barrio de antigüedades, “Los sapos”, y tratar de encontrar revistas que no fuera posible hallar en la Ciudad de México. Una vez instalada, y después de un breve paseo por el centro, me dirigí a las tiendas de antigüedades.

Al entrar en la tienda “El retablo” me recibieron dos mujeres. Una de ellas estaba limpiando el piso y la otra se encontraba leyendo una novela cuyo título sólo pude ver que contenía la palabra melancolía. La primera, mucho más joven, fue en realidad la que me dio la bienvenida y me dijo en qué parte de la tienda podría encontrar revistas y periódicos. Conforme me adentraba en los salones rebosados de sillas, mesas, lámparas, sentía los pasos de la mujer joven detrás de mí. Empezó entonces a decirme que muchas de esas cosas eran en realidad originalmente de la señora, haciendo referencia a la lectora que encontré en la entrada de la tienda. Me señaló un vestido vintage y me dijo en un susurro “ese por ejemplo, era de la señora”. Sorprendida por el dato, le pregunté de forma respetuosa que cuántos años tenía la señora, “pues ella siempre responde que 82, pero yo sé que tiene 91”.

Continue reading

Traveling Alone and Being (Sometimes Reasonably) Afraid

Posted by Isabel Caballero-Samper – MA Candidate at CLACS / Global Journalism at NYU

 

A year and a half ago, when two Argentinian backpackers were murdered in the Ecuadorian beach town of Montañita, the hashtag #viajosola (I travel on my own, conjugated in the voice of a woman) became popular throughout Latin America. Maria José Coni, 22, and Marina Menegazzo, 21, had been traveling together, with each other, but commentators wondered why they had been traveling “alone” (making the question code for “without a man or a chaperone”). The two young women were even accused, by a psychiatrist consulted by an Argentinian news outlet, of being “víctimas propiciatorias”, encouraging victims.

At the time, the hashtag made me think about my own experience of travel. I had traveled through Europe by myself, visiting friends in some cities and going to others on my own. But in my own country, Colombia, I had never traveled alone.

Caballero-Samper_Colombia_Me

Me in Bogota, preparing to leave for my field research on the gender dynamics of the recently demobilized Farc guerilla in the Colobian region of Arauca

Colombia is a country dominated by fear. When I was a kid in the late eighties and early nineties, bomb threats, scares and actual explosions were everyday events because of Pablo Escobar’s terrorist campaign that included bombing malls. And even after the worse years of drug related violence had passed (or more exactly moved on to Mexico, where the drug violence is said to have “Colombianized”) very high crime rates in the cities and a civil war in the countryside kept Colombians fearful of everything and everyone. (Or more exactly, in this stratified colonial society, of those who were not “gente como uno”, people like us: poor people, nouveau riche drug traffickers, and rebellious peasants).

Continue reading

Ejercitando la Mirada Ch’ixi. Cuatro Semanas en La Paz, Bolivia.

Posted by Guillermo Severiche – MFA Student at Creative Writing in Spanish at NYU

severiche_lapazbolivia_claseconsilvia

La función más efectiva del colonialismo, según Silvia Rivera Cusicanqui, ha sido la de hacer que las palabras no designen, sino encubran. Los discursos públicos se han convertido, dice también, en formas de no-decir ya naturalizados; y esto luego estalla en actos colectivos violentos e incluso irracionales (pienso en las diferentes manifestaciones que ocurren en el mundo con sus consecuentes muertos y heridos, por ejemplo). Es por eso que las imágenes merecen ser consideradas como fuentes cognoscitivas de alto valor teórico e histórico respecto a su tiempo de producción, ya que pueden decir cosas que las palabras no alcanzan o no tienen permitido presentar. Pero este tiempo no permanece aislado ni ajeno al bagaje de lo que muchos otros hicieron en el pasado: vivimos en un presente poroso, atravesado espontánea y también sistemáticamente por los resabios de los actos benévolos, rebeldes, violentos, opresivos y egoístas de la historia que perviven en lo que vamos haciendo y atestiguando día a día. El presente, dijo Silvia en un encuentro, es una superficie sintagmática en la que los diferentes horizontes políticos y sociológicos vuelven a aparecer todos juntos, apelmazados a veces, contradictorios también.

Continue reading

Un verano inusual en la Ciudad de México

 

IMG_4074.jpg

De izquierda a derecha: Yesenia, Alvaro Alcantara, Leopoldo Gaitan, Gabriela Pulido Llano integrantes de la Asociación Mexicana de Estudios del Caribe  

Posted by Yesenia Fernández – PhD Student at Media Culture and Communication at NYU- Steinhardt

Mi primera semana en México ha sido dura. No vine preparada para la lluvia y el frío con que la Ciudad me recibió, una especie de Londres en plena Latinoamérica. Todos me explicaron que era la temporada de lluvias y por suerte me prestaron ropa para abrigarme mejor. A pesar del mal tiempo me sentí bienvenida por los amigos de esa diáspora cubana cada vez más dispersa y también por la fabulosa comunidad académica mexicana.

Mi conexión con México comenzó años atrás investigando sobre la internacionalización del baile cubano. Era una reminiscencia constante para mis entrevistados hablar de las Rumberas del Cine de Oro Mexicano. Para mi fortuna la investigadora Gabriela Pulido Llano había publicado recientemente su libro “Mulatas y negros del teatro mexicano” sobre la influencia de esos tropos raciales en la escena del entretenimiento en México. Fue ella quien me convidó al Congreso de la Asociación de Estudios Caribeños en México, desde la cual cultivé los contactos preliminares a los archivos del cine en el país.

La AMEC es en verdad una familia académica de gente que investiga, disfruta y conoce apasionadamente los circuitos culturales del Caribe. Y aunque las universidades durante mi estancia están cerradas, pues, logré encontrar muchos de estos investigadores en pausas de café, comidas caseras y reuniones improvisadas. Leopoldo Gaitan fungió por décadas como director del Centro de Documentación de la  Cineteca Nacional. Colateralmente ha trabajado sobre la música cubana y el tema negro en la cinematografía mexicana. El cine es en él segunda naturaleza, conoce la cronología y sus rincones, sus desvíos y sorpresas. Es el guía ideal para esta busqueda despues de nuestro primer encuentro me siento confiada de entrar a los archivos.

 

Confidences in La Lagunilla Market: Tracing the Untold Story of Female Magazines in Mid-Century Mexico

Posted by Alejandra Vela- PhD Student at Spanish and Portuguese Languages and Literatures, NYU

Mexican Miracle was the name given to the years that extend from 1940 to 1970 in Mexican recent history. Years of development, industry and a strong economy, Mexico was in a moment of unprecedented growth. Within this growth and restructuring of the country, the role of women was gradually modified: she went from being the selfless mother, housewife, concentrated in domestic work, to, as early as the early seventies, the working woman, the informed student, reader of feminist texts that came from France, the United States, or Spain. In the middle of this story there are many key moments. In the late forties the University City was inaugurated, which would allow a greater number of students (among them many women) to get in the country’s “máxima casa de estudios”; in 1955, Mexican women exercised the right to vote for the first time, and in the 1960s the contraceptive pill began to be commercialized. The journals, specifically addressed to women, published throughout these decades constitute a great barometer for measuring these changes.

Precisely because these are limited editorial and textual spaces (a literary genre dedicated to a specific gender), they allow us to delve into the ways in which not only the publishers, but also the subjects who consumed these cultural products were negotiating their presence and permanence in the public domain. This was the scenario before which I decided to embark on the search for these magazines, rarely preserved by their fragility and tendency to disappear, but also largely ignored for being considered frivolous, banal, “cursis”, women’s things that have no literary or academic value.

Continue reading

De la palabra escrita a la palabra hablada

Una primera aproximación a la poesía dominicana reciente

Adalber Salas Hernández, PhD Candidate at the Department of Spanish and Portuguese, NYU

Proviniendo de un contexto hispanoparlante, el deseo de estudiar la poesía escrita en español en el Caribe no siempre implica una tarea sencilla. Especialmente si uno ha decidido estudiar el trabajo de poetas jóvenes, que han publicado un libro o quizás dos, y cuya difusión suele ser impar –salvo en contados, interesantísimos casos. El asunto se complica un poco más cuando se trata de la poesía dominicana: los espacios de circulación de sus autores no consagrados no siempre son fáciles de hallar. No obstante, en cuestión de días uno se encuentra con un trabajo poético vivo, múltiple, que crece devorando horizontes.

Tratándose de mi investigación, la poesía dominicana reciente es la practicada por autores nacidos a partir de 1970. Un límite arbitrario, sin duda, pero sumamente útil. En este sentido, mi primer contacto en República Dominicana fue Frank Báez. Poeta, cronista, narrador, traductor y editor, junto a Giselle Rodríguez Cid, de la revista Ping Pong, Frank es además miembro del colectivo multidisciplinario El Hombrecito –donde también se encuentra el excelente poeta Homero Pumarol–, el cual fusiona de modo muy interesante poesía y música (en su canal de YouTube pueden escucharse canciones individuales, discos enteros y hasta alguna grabación en vivo). Su quehacer lo coloca en una suerte de encrucijada: es uno de los nervios principales de la nueva poesía del país –no solamente como uno de sus practicantes más reconocidos, sino también como difusor. Gracias a su inestimable ayuda, he podido conocer dos de los principales trabajos antológicos realizados en este campo: el número especial dedicado por la revista Punto de Partida, de la UNAM, a la poesía dominicana actual (No. 171, enero-febrero de 2012) y la muestra Presencias reales, publicada en la propia revista Ping Pong, en el 2011. A través de estos trabajos antológicos, he podido conocer la obra de poetas como Ariadna Vásquez Germán, Alejandro González Luna, Rossalinna Benjamín o Luis Reynaldo Pérez: escrituras ágiles, con brío, muy diferentes entre sí, que sumé de inmediato a las que ya formaban parte de mi investigación.

En la poesía dominicana reciente, la palabra escrita mantiene un vínculo singular con la palabra hablada: siempre una está a punto de convertirse en la otra. La letra vive al borde de la voz. Cabe recordar aquí el trabajo de la poeta y performer dominicana Josefina Báez, el cual, si bien no cae en los límites de mi investigación, es necesario leer –y escuchar, y ver–, pues resulta fascinante. Y cabe también recordar que, aparte de El Hombrecito, la figura de Rita Indiana: mejor conocida por su música (Rita Indiana y Los Misterios) y por su producción narrativa, también encontré en ella una poeta de singular potencia. En esta primera aproximación, un hecho se destaca de buenas a primeras: en la poesía reciente de República Dominicana, la palabra tiene un pasaje permanente de ida y vuelta para viajar de la escritura al habla.

Recap of an Evening with Honduran Indigenous Leaders Conversation

On July 12, 2017, CLACS hosted a timely event with two of Honduras best known indigenous leaders. The night’s conversation featured Bertha Zúniga Cáceres, daughter of the late Lenca community leader Berta Cáceres and General Coordinator of  the Council of Popular and Indigenous Organizations of Honduras (COPINH), and Miriam Miranda who is General Coordinator of the Black Fraternal Organization of Honduras (ONAFREH) and a well-known Garífuna community leader.

The night’s events began with a presentation of two short clips honoring the memory Berta Cáceres, which also served to contextualize the conversation to come. The first clip, was from the Berta Vive documentary, followed by a part of the acceptance speech by the Lenca leader from her acceptance of the Goldman Prize (2015). With this, the stage was set for the conversation with the featured speakers moderated by Grassroots International‘s Latin America Program Coordinator Jovanna Garcia Soto.

With a capacity room, the conversation featured insights on current affairs in the struggles of the indigenous communities in Honduras. Bertha Zúniga spoke about the legacy of her late mother, the importance of unity in resistance struggles, and denounced current anti-terrorism laws. Miriam Miranda, on her part, highlighted the importance of her people’s cultural traditions and spirituality in resisting the current crisis in favor of of life in Honduras.

This event was co-sponsored by Grassroots International and NYU’s Hemispheric Institute of Performance and Politics.