Bonus Track: Malayerba y la dramaturgia colectiva

No quería dejar pasar la oportunidad de postear sobre una grata sorpresa que me trajo mi viaje de investigación durante el verano. Aunque la generosa beca Tinker solamente pudo cubrir mi viaje a Lima y Bogotá, quiso la casualidad que el tercer país que anhelaba visitar viniera a mí. Gracias a coordinaciones con dos amigos teatreros peruanos, Lucero Medina y Michael Joan Gómez, y al Grupo Panparamayo Teatro, tuve la oportunidad de formar parte del taller de teatro “Memoria y olvido en la acción dramática”, ofrecido por el grupo Malayerba, de Quito, Ecuador. Dos de los miembros fundadores de este emblemático grupo, Arístides Vargas y Charo Francés, fueron hasta Lima a compartir su conocimiento y su pasión por la creación colectiva.

Robles-Moreno-Peru-Panparamayo

El Grupo Panparamayo Teatro puso en escena la obra “El deseo más canalla”, de Arístides Vargas.

El Grupo de Teatro Malayerba fue fundado en Quito en 1979 por Arístides Vargas, Susana Pautasso y María del Rosario “Charo” Francés – actores que inmigraron desde Argentina y España. Con más de 30 años de práctica teatral ininterrumpida, Malayerba tiene un compromiso con la pedagogía teatral y la experimentación, la creación colectiva, y el trabajo en comunidad. Este grupo de teatro incluye actores con experiencias y nacionalidades diversas, con quienes explora temas de migración, exilio, violencia política y memoria individual y colectiva. En Lima, el Grupo Panparamayo Teatro – uno de sus miembros parte del laboratorio permanente de Malayerba – puso en escena la obra “El deseo más canalla”. En este trabajo de creación colectiva, tanto los actores como los personajes entregan sus cuerpos a una vorágine de imágenes, sonidos y movimientos que reflejan el caos de la creatividad en su estado más puro. Esta energía generativa fluye a lo largo de toda la obra, transformando el escenario en un espacio tanto erótico como tanático, en donde el deseo impulsa y aniquila a la vez.

Robles-Moreno-Peru-Taller

Taller de Malayerba en Lima, ofrecido por Arístides Vargas y Charo Francés

Arístides Vargas y Charo Francés demuestran que esta potencia creadora no depende de coordenadas espaciales o temporales específicas, sino que emerge en cada encuentro entre quienes quieran entregarse a la fuerza del hecho escénico. Ambos presentaron la pieza “Instrucciones para abrazar el aire”, centrada en las víctimas de desaparición forzada durante los años de la dictadura, o del terror de estado – en Argentina, o en cualquier otro lugar de Latinoamérica. Arístides y Charo se multiplican en escena, nos conmueven y nos abofetean con cada línea y cada gesto de sus personajes. Nos invitan a reconocer que el teatro refleja nuestra memoria colectiva. De la misma manera, el taller que dictaron en Lima en conjunto – Arístides, dramaturgia por las mañanas, y Charo, actuación por las tardes – fue un maravilloso compartir de textos, escenas, ideas, juegos y proyectos. Y es que para Arístides y Charo, la experiencia de creación teatral siempre es un acto compartido, un desprenderse de egoísmos: una experiencia colectiva. Y quizás por eso el teatro está tan cerca de la práctica política.

Robles-Moreno-Peru-Maestros

Miguel Rubio (Yuyachkani) y Arístides Vargas (Malayerba): dos maestros de la creación colectiva en Latinoamérica.

¿Podría suceder algo más que pudiera enriquecer mi ya gratificante y productiva experiencia con La Candelaria y Yuyachkani, además de la presencia de Malayerba en Lima? Pues sí: un conversatorio entre Miguel Rubio y Arístides Vargas. Ver a estos dos directores, creadores y líderes teatrales conversando sobre los procesos artísticos de Yuyachkani y Malayerba, y declarando una honesta admiración muta, fue realmente inspirador. Más aún, escucharlos decir que ambos consideran al maestro Santiago García, y La Candelaria, como el modelo que decidieron seguir con su trabajo de creación colectiva invita a delinear una genealogía teatral en estos tres países latinoamericanos. Porque la creación colectiva no solamente tiende lazos de colaboración, de compromiso político, y de conexiones afectivas entre un grupo, una ciudad, o un país. La creación colectiva puede también ser una puerta a una práctica artística y política transnacional que alimente la voz y la presencia de Latinoamérica en la esfera pública mundial.

Posted by Leticia Robles-Moreno – PhD Candidate in Performance Studies at NYU

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s