De la palabra escrita a la palabra hablada (II)

Una primera aproximación a la poesía dominicana reciente

(Segunda parte)

Adalber Salas Hernández, PhD Candidate at the Department of Spanish and Portuguese, NYU

La poesía dominicana reciente circula por caminos oblicuos. Aparte de los eventos donde la palabra escrita se hace hablada (conciertos, recitales, eventos de spoken word como aquellos a los que me referí en el post anterior), el acceso a la palabra escrita e impresa es más complejo: muchos de los libros de la generación más reciente de poetas dominicanos han sido publicados en el exterior, por lo que circulan de manera excepcionalmente irregular. Pienso, por ejemplo, en el caso de Ariadna Vásquez Germán, varios de cuyos libros han sido publicados en Puerto Rico o en México. O el caso de Alejandro González Luna, cuyo segundo libro fue publicado recientemente en España. Esto permite que la joven poesía dominicana sea difundida en el exterior, lo cual sin duda es positivo, pero el circuito no es circular: ejemplares de esos libros no suelen llegar al país. Por otro lado, la Editora Nacional, que se encarga de la impresión de los libros ganadores de los concursos organizados por instancias gubernamentales (y que han sido ganados, en momentos distintos, por los poetas que acabo de mencionar) ciertamente podría distribuir con mayor regularidad.

No obstante, es necesario señalar el trabajo de iniciativas editoriales como Ediciones De a Poco y Ediciones Cielonaranja. La primera, dirigida por David Puig, se ha encargado de realizar ediciones de a poco, ediciones de cuidado demorado, pacientes, de una calidad visual excepcional. Su catálogo, en pleno crecimiento, ha puesto a disposición del público lector libros que de otro modo les sería arduo conseguir, así como obras nuevas. De modo similar ha sucedido con Ediciones Cielonaranja, dirigida por Miguel D. Mena. Esta editorial, que tiene ya cierto tiempo en circulación, ha tomado una suerte de segundo aire de unos años a esta parte, encargándose de publicar obras reunidas de diversos poetas importantes de República Dominicana, así como de editar o reeditar algunos de los recientes, de obra impresa tan esquiva.

También es preciso mencionar el trabajo de Ediciones Aguadulce, dirigida por Cindy Jiménez-Vera. Esta editorial puertorriqueña se ha dado a la tarea de reunir en su catálogo una buena cantidad de voces del Caribe hispanoparlante, abriendo con ello nuevos espacios de tránsito para la escritura dominicana reciente (a efectos de esto, una entrevista publicada en Listín Diario, Santo Domingo, a propósito de la editorial).Salas_Dominican Republic_poetry copy

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s